El jugador lucense Angel Penalonga ha mandado este escrito a la Federación Gallega de ajedrez y ha solicitado su publicación por los medios para darle conocimeinto por lo que lo reproducimos integramente.

 
"Escribo este correo como padre de Iago Penalonga Arribas que jugó el campeonato gallego sub-12 en Padrón en Semana Santa. Mi hijo se jugó el campeonato en la última ronda y perdió después de que, supuestamente, su rival realizara una jugada ilegal.
 
Lo que pasó es un grito a voces: mi hijo acusó a su rival de una jugada ilegal y este lo negó. Voy a dejar aparte que hubiera testigos que podían haber refrendado una u otra versión. Tampoco voy a hablar de que estaba al cargo de la principal partida del campeonato sub-12 una árbitro auxiliar con apenas experiencia y que actuara como actuó. Y por supuesto no hablaré de los mensajes de indignación y condolencia que he recibido de diversas personas a lo largo de estas semanas porque esto es lo único subjetivo que voy a contar en este correo.
 
Sea como fuere alguien mintió y el árbitro principal no quiso llego al fondo de la cuestión ya sea interrogando a testigos o por separado a cualquiera de los jugadores. Que a estas edades se permita esta impunidad en un sentido u en otro no me parece admisible. Con independencia de a quien asistiera la verdad quien quedó como un mentiroso fue mi hijo ya que el propio árbitro le acusó de estar conchabado con testigos a los que de nada conoce. Ciertamente el árbitro no puede saber a priori quien miente pero lo que no puede hacer es desentenderse de todo y lavarse las manos.
 
Dejarlo todo ahí, en supuestas conspiraciones para tratar de ganar el torneo acusando a su rival de jugadas ilegales, no es admisible en torneos de relevancia y menos cuando, insisto, la edad de los participantes exige una protección máxima de la limpieza del juego. Se tenía que haber llegado al final de la cuestión. Se tenía que haber descalificado al mentiroso y punto. En lugar de eso se benefició al infractor porque quien no mentía jugó condicionado sabiendo que el otro lo había hecho y seguía jugando.
 
Y cuidado que yo no estoy diciendo que mi hijo sea inocente pero si mintió debió ser descalificado de igual forma que debió serlo su rival si fue quien mintió.
 
No creo que tenga que abundar mucho más en lo que digo porque a mí me han venido varias personas con la misma versión de los hechos así que, seguramente, ustedes deben saber que, más o menos, lo que describo en párrafos anteriores se ajusta bastante a lo sucedido.
 
En todo caso creo que estarán de acuerdo en que el arbitraje no estuvo a la altura. Ruego encarecidamente, por el bien y la limpieza del ajedrez gallego, que el árbitro principal, Lucas Iruretagoiena, no vuelva a arbitrar un evento de estas características."
 
Atentamente
 
Angel Penalonga
Jugador del Recatelo de Lugo de 2ª división

¡Envío GRATIS!

Para pedidos superiores a 100€

WhatsApp chat